#Consultoría – Ciclo urbano del agua: redacción de planes de emergencia frente a sequías

En octubre del pasado año 2019, comenzamos con la elaboración de dos planes de emergencia frente a situaciones de sequías (PEMs) destinados a los municipios integrados en el Sistema de Abastecimiento de Agua de Los Molinos y a los municipios integrados en el Sistema de Abastecimiento de Agua Alcarrache. Un total de 20 municipios de la provincia de Badajoz dispondrán de esta herramienta.

Estamos en la fase de cierre de los mismos. Está resultando un trabajo muy interesante. A esto se suma, que en el contexto del Covid – 19 en que nos encontramos, estos planes cobran aún mayor importancia. La relación que vemos entre ambos casos es la siguiente. ¿Qué pasaría si de repente llegara una sequía severa que nos cogiera desprevenidos y nos encontrásemos con nuestros pantanos sin suficiente agua disponible para hacer frente a los usos domésticos, industriales, municipales habituales de cualquier localidad? Es decir, si llega el momento en que abres el grifo y no hay agua. Hoy en día, es difícil que llegue esta situación porque suele haber alternativas (agua de segundo origen, agua procedente de captaciones alternativas, trasvases, entre otros); aunque recuerdo cuando era pequeña y había cortes de agua algunos días en verano y durante varias horas. Parece impensable que esta situación vuelva a repetirse pero ¿quién esperaba que este virus nos cogiera tan desprevenidos? Por otro lado, no sólo debemos pensar en la cantidad de agua, sino también en su calidad. Episodios de contaminación puntuales pueden aumentar la carga contaminante de un pantano y pueden darse situaciones puntuales en que no pueda utilizarse el agua procedente de un pantano hasta que pueda realizarse la descontaminación del mismo (pensando en un episodio reversible) o hasta que puedan reacondicionarse los sistemas de potabilización de ese agua.

Seguramente, seguiríamos la técnica habitual que se da en estos casos. Ensayo – error.  Sin embargo, siempre es mejor “prevenir que curar”. Aquí es donde estos planes de emergencia frente a sequías cobran especial relevancia. Son una herramienta que permite a los municipios que forman parte de ambos sistemas de abastecimiento, estar mejor preparados y llevar a cabo medidas estratégicas en un escenario de normalidad; y saber qué medidas se pueden poner en marcha y en qué orden en otros escenarios menos favorables como prealerta, alerta y/o emergencia.

Conociendo el recurso disponible para abastecimiento y las demandas de uso de este recurso disponible – doméstico, industrial, municipal – podemos calcular una serie de umbrales que nos permiten saber en qué momentos entramos y salimos de los diferentes escenarios comentados (normalidad – prealerta – alerta – emergencia). Realizando un seguimiento de determinados indicadores, podemos reaccionar a tiempo y de la mejor forma posible. Una vez que se va entrando en los diferentes escenarios, se van activando las diferentes medidas; éstas tienen que ver con la oferta de recurso disponible, la demanda urbana de agua, lo administrativo y/o el recurso acuático.

¿Quiénes están obligados a contar con un plan de emergencia para sequías?

Las administraciones públicas responsables de sistemas de abastecimiento urbano que atiendan, singular o mancomunadamente, a una población igual o superior a 20.000 habitantes deben disponer de un Plan de Emergencia ante situaciones de sequía. Dichos Planes, que son informados por el organismo de cuenca o Administración Hidraúlica correspondiente, deben tener en cuenta las reglas y medidas previstas en los Planes especiales deben encontrarse operativos en el plazo máximo de 4 años.

En el caso de nuestros PEMs, estos están alineados con el Plan Especial de Sequías de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (PES del Guadiana) y deberán estar listos para diciembre de 2020.

Sin embargo, aunque un municipio o Mancomunidad no supere los 20.000 habitantes, y por tanto, la ley no le obligue a disponer de estos planes, después de haber trabajado en los mismos, consideramos que es una inversión cuyo beneficio es grande al disponer de una herramienta preventiva que permite minimizar o evitar las consecuencias que pueden derivarse de los eventos extremos que se esperan en el marco de los escenarios climáticos, entre los que están, las sequías.

Este trabajo está promovido por Promedio Consorcio de Gestión de Servicios Medioambientales y elabora El Ojo Sostenible.

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Si tu municipio y/o Mancomunidad, quiere elaborar e implementar su plan de emergencia frente a situaciones de sequía, puedes contactar en elojosostenible@gmail.com.

Síguenos en facebook.com/elojosostenible y/o en twitter e instagram en @ElOjoSostenible

 

 

Esta entrada fue publicada en Qué hacemos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s