#Consultoría – Planes de Emergencia frente a sequías: Mancomunidad de los Molinos y Sistema de Alcarrache

Recientemente, El Ojo Sostenible ha resultado ser adjudicatario de un contrato promovido por PROMEDIO para la redacción de 2 planes de emergencia frente a sequías para las Mancomunidades de agua de los Molinos y Sistema de Alcarrache.

Los Planes de Emergencia frente a sequías dan respuesta al artículo 27 de la Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, dedicado a la gestión de las sequías que establece en su apartado 3 lo siguiente:

“Las administraciones públicas responsables de sistemas de abastecimiento urbano que atiendan, singular o mancomunadamente, a una población igual o superior a 20.000 habitantes deberán disponer de un Plan de Emergencia ante situaciones de sequía. Dichos Planes, que serán informados por el organismo de cuenca o Administración Hidraúlica correspondiente, deberán tener en cuenta las reglas y medidas previstas en los Planes especiales a los que se refiere el apartado 2 y deberán encontrarse operativos en el plazo máximo de 4 años”.

Esta cuestión, también aparece reflejada en el apartado 13 del Plan Especial de Sequía de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, aprobado que está vigente desde el 28 de mayo de 2018 y cuya revisión ha sido aprobada el 28 de noviembre de 2018.

Hoy martes 29 de octubre hemos celebrado la primera reunión con la red de ayuntamientos de la Macomunidad de los Molinos

La Mancomunidad de los Molinos integra a 57.956 personas que se distribuyen en 12 municipios y cuya demanda urbana en 2018 fue de 4,5 hm3/año. Los municipios que la integran son:

  • Zafra.
  • Villafranca de los Barros.
  • Los Santos de Maimona.
  • Fuente del Maestre.
  • Hornachos.
  • Ribera del Fresno.
  • Puebla de Sancho Pérez.
  • Medina de las Torres.
  • Puebla de la Reina.
  • Palomas.
  • Puebla del Prior.
  • Hinojosa del Valle.

Estos planes integran una serie de medidas para el ahorro que aseguran la reducción del consumo durante el período de sequía además de introducir la prevención.

En nuestro caso, se integrarán también medidas que guardan relación igualmente con la adaptación y mitigación del cambio climático para conseguir hacer municipios más resilientes y medidas que se alinean con los ODS 3, 6, 11, 12, 13, 15 y 17 de la Agenda 2030.

Estos Planes se desarrollarán a lo largo de 6 meses. En primer lugar, se realizará un diagnóstico de los municipios con el objetivo de obtener datos relacionados con:

  • Recursos de agua disponibles: depósitos, pozos, embalses, entre ortos.
  • Uso actual y/o previsto de aguas reutilizadas.
  • Episodios de sequía que se recuerdan en el municipio.
  • Zonas del municipio donde se concentra más población.
  • Presencia de colegios, hospitales, centros de mayores, entre otros.
  • Existencia de parques históricos, jardines culturales, entre otros.
  • Zonas desconectadas de la red de abastecimiento que se abastecen de recursos no regulados.
  • Actividades económicas predominantes.
  • Situaciones estacionales anormales de consumo.
  • Condicionates de calidad, ambientales, institucionales, técnicos, legales u otros.
  • Recursos máximos disponibles.
  • Usos del agua.
  • Tarifas.
  • Infraestructuras de abastecimiento y saneamiento.
  • Reglas de operación.
  • Rendimientos.
  • Etc.

Igualmente, se tendrán en cuenta los escenarios climáticos esperados para Extremadura y se establecerán los umbrales de normalidad, prealerta, alerta y emergencia frente a sequías.

A partir de todo lo anterior, se identificarán una serie de medidas a poner en marcha para los diferentes umbrales en que se encuentren los municipios en cada momento.

Los planes de emergencia frente a sequías pueden considerarse un tipo de medidas que se integrarían dentro de los planes locales de mitigación y adaptación al cambio climático; aumentan la capacidad adaptativa del territorio que tiene mayor margen para actuar y disminuyen su vulnerabilidad frente a situaciones de sequía que pueden presentarse “por sorpresa”. Si los municipios no están preparados y/o no realizan un seguimiento de la situación en que se encuentran respecto a recursos disponibles y demanda de agua pueden darse situaciones de restricciones graves que pueden llegar a afectar a la población y/o al desarrollo económico de los territorios así como impactar en el estado del medio ambiente.

Próximamente, iremos compartiendo los aprendizajes asociados a este trabajo.

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Esta entrada fue publicada en Qué hacemos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s