#ElOjoPromueve – Show Me Yaya o sobre cuando la figura de la abuela se revaloriza a través de la innovación social

Todo fluye y se conecta. A través del proyecto Sensicity, compartiendo una de las entradas en un grupo de responsabilidad social corporativa de Linkedin, una chica llamada Cristina Rubio y yo conectamos, dado que ella mostró interés por el proyecto y participa en una de las asociaciones vecinales de Madrid que dinamizan y revalorizan los barrios, dándoles vida y conviviendo 🙂 Mirando su perfil, resulta que ha puesto en marcha una iniciativa llamada Show Me Yaya que me encantó. Desde hace mucho que siento cierta fascinación por las figuras de los abuelos en general y de las abuelas en particular. Esas mujeres que tanto saben y que siempre he pensado que debían tener un papel esencial en nuestra sociedad; pues en sus entornos más cercanos, actúan de una manera continua, generosa, genuina y anónima. Eso que dice Alejandro Jodorowsky de “muestra tu generosidad sin testigos”. Ellas son un ejemplo de esto.

Mezclarse y conversar con otras generaciones siempre repercute en un aprendizaje y crecimiento interior que, personalmente, valoro bastante.

cristinayelena

De izquierda a derecha: Elena Gómez y Cristina Rubio. Foto realizada por Sara Baquero Leyva.

Cristina Rubio es economista especializada en Cooperación Internacional y Responsabilidad Social. Se define como una apasionada de las iniciativas sociales con impacto y visión innovadora. Trata de buscar la forma de incorporar esa pasión a los proyectos en los que trabaja. La experiencia en el terreno le ha permitido desarrollar su capacidad de observación y a partir de ahí, surgió Show Me Yaya; una iniciativa que combina el ocio con una necesidad social, tratando de huir de cualquier visión asistencialista.

Elena Gómez es periodista especializada en las áreas de salud y cultura y en medio on line. Posee experiencia en el medio televisivo, en e-commerce y en sociedades médicas. Le apasiona comunicar sobre asuntos diversos porque “al final todo suma”. Al comenzar a llevar las redes sociales de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología experimentó un punto de inflexión porque se dio cuenta que el distanciamiento de la gente joven con los mayores era enorme. Al poco de comenzar en SEGG, al acudir al “Rocking Chair 15” conoció a Cristina. Su proyecto le pareció una oportunidad muy buena para poder aplicar sus conocimientos de comunicación a una causa que merecía la pena. En Show Me Yaya dice haber encontrado un lugar en que unificar creatividad, comunicación y libertad a la hora de llevar a cabo sus ideas.

E.O.S.: Qué es Show Me Yaya y cómo surge la idea de ponerlo en marcha.

S.M.Y.: Es una iniciativa que conecta generaciones a través de la transmisión de conocimiento en torno a lo que actualmente se conoce como Do it Yourself, craft o handmade – cosas hechas a mano – ; pero de manera auténtica, cercana y fácil. Los talleres que realizamos los imparte una yaya activa, llena de energía y con ganas de compartir lo que sabe hacer con todo aquel que quiera aprender. Por otro lado, también tenemos secciones web como “la yaya cocina” a modo de homenaje a todas esas abuelas que han cocinado toda su vida, “las 5 cosas que…” sección que acerca a la gente joven el mundo de las personas mayores de una manera más coloquial o los “Show Me Projects” donde difundimos proyectos e iniciativas que por su enfoque, creatividad y singularidad dan otra visión de los mayores mucho más positiva.

E.O.S.: ¿Cómo surge la idea?

S.M.Y.: La idea surge de estar observando el entorno, y de una vocación hacia proyectos sociales. En 2014, yo (Cristina) vivía en Haití y cada vez que volvía a España y quedaba con mis amigas o leía una revista de actualidad, me daba cuenta de que se estaba produciendo una vuelta a querer aprender todo lo que antes se hacía en casa, desde tejer hasta hacer jabón o mermeladas, y pensamos que tendría mucho sentido que lo enseñasen las personas que los han hecho siempre: las abuelas. Era una forma de traspasar conocimiento entre generaciones y reconocer su experiencia y saber hacer.

E.O.S.: Hasta la fecha, cómo valoráis la experiencia y qué consecuencias positivas observáis con la puesta en valor de los conocimientos y experiencias de las abuelas entre las diferentes generaciones.

S.M.Y.: Hasta el momento la experiencia ha sido muy positiva y hemos visto un patrón que se repite en todos los talleres. Por un lado, gente joven – de entre 25 y 40 años – con ganas de saber más del proyecto y buena predisposición a la hora de aprender de una persona mayor. Además, en contra de lo que se podía pensar a los talleres acuden bastantes hombres. El ambiente que se respira es muy cercano porque normalmente hacemos los talleres de 12 personas máximo. Por otro lado se aprecia una evolución en las abuelas, si bien al principio no tienen confianza en que lo que saben le pueda interesar a  alguien, a medida que se va desarrollando el taller, se les nota mucho más seguras y acaban con la adrenalina por las nubes y una buena dosis de autoestima. Por otra parte, nos han contado que en su entorno, se producen algunos cambios, puesto que su percepción cambia al  ver que su madre o abuela está enseñando a gente desconocida, en un lugar nuevo, eso a lo que ellos no le han dado tanta importancia y siempre han dado por hecho.

E.O.S.: Cuál es vuestro ámbito territorial de actuación.

S.M.Y.: Por el momento el foco lo tenemos en Madrid, pero no descartamos ir creciendo a otras ciudades españolas. No obstante, hemos hecho algún taller puntual como el de creación de collares de ganchillo en Logroño.

taller-de-collares-de-ganchillo

E.O.S.: Qué tipología de actividades habéis realizado hasta la fecha.

S.M.Y.: De todo un poco, desde un taller de reciclaje haciendo fundas de cojines con camisas viejas hasta talleres de empanada gallega o de costura básica. Un punto clave dentro de nuestros talleres es la sostenibilidad. Siempre intentamos que la transmisión de conocimientos por parte de las abuelas sirva para aprovechar más lo que tenemos y ejercer un consumo responsable. Por ejemplo, que sepas desde hacer un remiendo o coser un botón a cocinar unas lentejas con las verduras que has comprado en el mercado de tu barrio.

E.O.S.: ¿Creéis que es posible una revalorización de la figura de las abuelas? ¿Qué opinión os merecen las cuestiones que tienen que ver con los estereotipos de género y sobre la existencia o no de presiones diferentes entre mujeres y hombres a la hora de envejecer?

S.M.Y.: Creemos firmemente en una revalorización de la figura de las abuelas porque de hecho es el pilar fundamental de Show Me Yaya. Normalmente hay una pregunta que nos hacen de forma recurrente y es “¿por qué no hay yayos en el proyecto?”. La verdad que no estamos cerradas a posibles colaboraciones, pero hemos decidido poner la atención en las abuelas. El motivo principal es que las consideramos pioneras en el mundo artesanal que tan de moda está ahora, y por eso recurrimos a ellas como piezas fundamentales de este proyecto. Al final son mujeres que llevan años acumulando trucos y atajos que ahora pueden y quieren enseñar paso a paso, con calma. Contagiando el gusto de hacer las cosas con mimo, disfrutando del proceso de tejer una bufanda, hacer mermelada o preparar unas lentejas.

Respecto a los estereotipos por supuesto que los hay y nos encantaría eliminarlos, pero no hay que olvidar que muchas de nuestras abuelas se han visto abocadas a estar en casa limpiando, cocinando y criando a los hijos mientras el marido salía fuera a ganar el jornal. Eso ha sido así y es una realidad que no se puede negar y en Show Me Yaya la ponemos en valor para darles el reconocimiento que se merecen. Afortunadamente ese papel más conservador va cambiando aunque todavía queda mucho por hacer.

A la hora de envejecer para los hombres creemos que es más difícil porque como comentábamos siempre han salido a trabajar fuera y cuando se jubilan parece que hay un salto al vacío de “¿Y ahora qué? Quizás para las abuelas sea una época más dulce en el sentido de que al haber estado más presentes en casa la familia las valora y tienen una conexión sentimental más fuerte con ellas, aunque no todo es color de rosa porque muchas de ellas están agotadas de haber llevado el peso de su casa toda la vida.

taller-de-empanada

E.O.S.: Qué es lo que más os gusta de vuestro trabajo.

S.M.Y.: Formar parte de un proyecto social diferente a lo que había, muy horizontal, cercano, divertido y muy creativo. Siempre con un tono optimista que no abunda en el mundo de los mayores. Tenemos total libertad para planificar talleres con diferentes colaboradores abiertos a nuevas acciones y conocemos yayas que nos transmiten unas ganas de vivir que no hemos visto en mucha gente joven, lo relativizan todo y a pesar de los  años, siguen conservando la sorpresa ante las cosas nuevas. Además hemos quitado ideas preconcebidas al ver que la mayoría tienen WhatsApp, Facebook y miran su correo en la Tablet. Las cosas han cambiado y es bueno que nos demos cuenta.

E.O.S.: ¿Qué opináis sobre esa parte de la sociedad que se extralimita a la hora de llenar de responsabilidad a las abuelas sin consulta previa? Es decir, disponer del tiempo de las abuelas para el cuidado de los nietos como si ellas no tuvieran su propia vida. ¿Más frecuente en el medio rural? ¿Creéis que es una cuestión de “la cultura del país”?

S.M.Y.: Hoy en día la situación económica del país es delicada y los padres se ven forzados a trabajar más horas para ganar el dinero suficiente para mantener a sus hijos. En estos casos los abuelos se ven en la obligación de cuidarlos, pero a veces, según la Sociedad Española de Geriatría los abuelos llegan a considerarlo una auténtica jornada laboral puesto que dedican hasta 6 horas al día. En este caso creemos que tanto los abuelos como las abuelas ayudan en todo lo que pueden, no creemos que haya una discriminación de género. En relación a si es una práctica generalizada independientemente de la posición económica posiblemente sí, y no, no estamos a favor. Tanto las abuelas como los abuelos tienen derecho a vivir su vida sin sobrecargas.

E.O.S.: ¿Tenéis información sobre la figura de la abuela en otros países? ¿Habéis detectado algunas diferencias significativas que merezca la pena destacar o que puedan ser un paradigma para vosotras sobre el trato que deberíamos darle a las personas mayores, y en concreto a las abuelas?

S.M.Y.: Si bien el papel de la mujer ha sido similar en muchos países – era la encargada del hogar y la familia – no podemos hacer un análisis en profundidad, porque no conocemos a fondo los casos particulares de otros sitios.

E.O.S.: Cuáles son vuestros próximos objetivos.

S.M.Y.: Nuestro principal objetivo es contar con más abuelas que se sumen a Show Me Yaya, ya sea para hacer talleres con ellas, o para que colaboren con nosotras enviándonos sus recetas. Además de ir expandiendo el proyecto a otras ciudades españolas. El fin es contribuir a la conexión entre generaciones y que no se pierda su conocimiento y cuanta más gente se sume mejor.

El próximo 22 de enero realizaremos un taller de cocina en Madrid, así que quien quiera participar, que esté atento a la webHasta ahí podemos leer.

Estamos en Facebook, twitter e Instagram

Entrevista realizada por: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Ojo Promueve y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s