#LaCiudadQueViene – Desafíos en la ciudad del siglo XXI (I). 26 de febrero en Badajoz.

MeriendaEco

Lo que se entiende hoy como “ciudad”, asociado a “lo urbano”, surge a partir de la revolución industrial (ciudad industrial).

Algo similar a ellas, pero asentamientos pequeños, existen desde la época del Neolítico. En esos lugares, se concentraban soldados, funcionarios, cortesanos, comerciantes, sacerdotes, artesanos, etc.; nunca en una proporción superior a más de un sexto de la población del Estado que las contenía.

La mayoría eran ciudades mercado cuya superficie venía influida por la campiña que les rodeaba, por el radio de una producción agraria que era transportada y vendida en la ciudad, pudiendo, normalmente el campesino, ir y volver en el mismo día.

El área de producción agraria también señalaba la longitud de las murallas que protegían a los habitantes en caso de peligro.

Se trataba por tanto de “ciudades” aisladas en una zona rural o zonas situadas entre medias de cadenas de comunicación marítimas o fluviales.

Esa tipología de “ciudades”, además de vender manufacturas o servicios a cambio de alimentos, también importaba piedra y madera para edificar y metales para producir utensilios y armamentos.

LaAtenasClasica

Fte.: timerime.com

Destacaron en aquella época, la Atenas clásica que llegó a tener 160.000 habitantes o la Roma del Imperio, que llegó a tener 300.000 habitantes; no obstante, nada que ver con lugares como Sao Paulo o Ciudad de México que cuentan con más de 20 millones de habitantes.

En 1851, en la Exposición Universal de Londres, fue cuando se utilizó por primera vez la distinción entre población urbana y población rural. Fue precisamente en Inglaterra, donde había tenido lugar la revolución tecnológica que aumentó la productividad agraria y ganadera, la eficacia de los medios de transporte – con los canales, transformación de caminos y ferrocarril – y que sustituyó la energía hidroeléctrica por el carbón en la producción industrial, ayudando la máquina de vapor a concentrar las industrias y la mano de obra en la ciudad.

En Inglaterra, el número de habitantes pasó de 4 millones en 1600 a 6 millones en 1700 y a finales del siglo XVIII, alcanzó los 9 millones. Ese crecimiento se dio fundamentalmente en las ciudades.

A mediados del siglo XVI, Londres contaba con 200.000 habitantes, en 1650, con 400.000 habitantes, en 1750, 675.000 habitantes y en 1800, alcanzó el millón de habitantes.

La población europea pasó de 140 millones en 1750 a 400 millones en 1800.

La población francesa pasó de 17 a 26 millones entre 1700 y 1800.

Así, a lo largo del siglo XIX, el número de ciudades europeas de más de 100.000 habitantes pasó de 2 a 23, siendo la segunda mitad del siglo, el período en que se concentró el crecimiento.

Entre 1850 y 1900:

  • Barcelona pasó de 175.000 a 535.000 hab.
  • Bruselas pasó de 250.000 a 600.000 hab.
  • Madrid pasó de 280.000 a 540.000 hab.
  • París pasó de 1.053.000 a 2.715.000 hab.
  • Londres pasó de 2.685.000 a 5.685.000 hab.

Así, se observa que la ciudad moderna, producto de la Revolución Industrial, es diferente de cualquier ciudad anterior. Concentra el capital y la mano de obra y es el espacio de reproducción de la fuerza de trabajo, favoreciendo, la productividad del trabajo y la rentabilidad del capital.

sao_paulo_asersa_wikipedia

Fte.: iagua.es. Imágenes de Sao Paulo.

Hoy, en pleno siglo XXI se habla de megaciudades, que cuentan con más de 10 millones de habitantes. Si en el año 1990 sólo había 10 urbes de este tipo y concentraban a 153 millones de habitantes, en 2014, ya había 28 ciudades que concentraban a 453 millones distribuidas de la siguiente manera:

  • 16 en Asia
  • 4 en Latinoamérica
  • 3 en Europa
  • 3 en África
  • 2 en Norteamérica

En 2014, Tokio se mantenía como la ciudad más poblada del planeta, con 38 millones de habitantes, seguida de Nueva Delhi con 25, Shangai con 23, México DF, Sao Paulo y Bombay con 21, Osaka y Pekín con 20 y el área de Nueva York – Newark y el Cairo con 18,5.

Para 2030, las previsiones de la ONU apuntan a que ya habrá 41 megaciudades; mientras Tokio perderá algo de población – 37 millones – y Nueva Delhi competirá con 36 millones, Osaka y Nueva York – Newark que eran la segunda y tercera urbes más grandes en 1990, habrán caído a los puestos 13º y 14º, ante el empuje de otras ciudades más dinámicas.

Por otra parte, mientras que las 18 megaciudades actuales concentran a uno de cada 8 habitantes urbanos, la mitad de los 3.900 millones de urbanitas de hoy en día viven en ciudades relativamente pequeñas, de unos 500.000 habitantes, que son en su mayoría, las que crecen con mayor rapidez. Se acabarán convirtiendo pronto en nuevas urbes de tamaño medio, entre 1 y 10 millones de habitantes.

movilidadsoste

Fte.: istas.net

Ante estas perspectivas, el futuro de las grandes ciudades en las que se va a concentrar la población mundial en las próximas décadas, tiene que pasar inevitablemente por alcanzar las emisiones cero en el transporte. Serán difícilmente viables si sus flotas de vehículos siguen emitiendo gases contaminantes a la atmósfera.

La ONU asegura que cualquier tipo de planificación urbana deberá considerar las necesidades de las ciudades de todos los tamaños.

Una buena gestión puede aportar oportunidades de desarrollo económico para extender los servicios básicos, como educación y salud, a un elevado número de personas. Facilitar servicios como transporte público, electricidad, agua y saneamiento a zonas densamente pobladas es mucho más barato y menos dañino para el medio ambiente que hacerlo en zonas rurales con población muy dispersa.

MERIENDA ECO EN PAN CONTIGO 

PANCONTIGO

A propósito de lo anterior, el día 26 de febrero, viernes, en horario de 17:30 – 19:30, celebramos una merienda – debate sobre el tema “la ciudad que viene”, en Badajoz, que se estructurará de la siguiente manera:

17:30 – 18:00 – Degustación de merienda y presentaciones.

18:00 – 18:45 – Presentación del tema “la ciudad que viene”.

18:45 – 19:30 – Debate, intercambio de ideas e intercambio de contactos.

Además de querer generar un grupo de personas de perfiles variados para abordar proyectos futuros en torno a la ciudad, el mero hecho de degustar una merienda sabrosa en un lugar exquisito como es el Obrador Pan Contigo, seguro que te merecen los 12 € que cuesta la inscripción por tratarse de una iniciativa privada.

Si quieres asistir, puedes escribirme a elojosostenible@gmail.com

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Fuentes:

  • El Negocio del territorio. Manuel Herce
  • La ciudad inquieta. Ignacio Ramonet.
  • Breve historia del urbanismo. Fernando Chueca Goitia.
  • La calidad del medio ambiente urbano. Harvey S. Perloff.
  • Diseño urbano y pensamiento contempóraneo. José María ORdeig Corsini.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Local Sostenible y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s