#LaOjeada – Turismo de experiencias: 20.000 turistas ornitológicos en Extremadura

turismoornitologico

Fte.: experalia

La consolidación de España como destino turístico data de los años 60, aunque ya hubo antes viajeros ilustrados que visitaron nuestro país; desde el siglo XVIII pero especialmente en el XIX, España es recorrida por una gran cantidad de viajeros/as que quedan impresionados por la diversidad de la naturaleza en España, la variabilidad de sus paisajes, las herencias recibidas de las culturas árabes, las ciudades y monumentos que existen, las tradiciones y costumbres populares, etc.

Muchos de esos escritores que visitaron el país dejaron en sus obras sus conocimientos y experiencias derivados de estos viajes, sus guías de viajes, etc. que alimentaron la curiosidad entre los extranjeros por España y la visión del país como un destino singular.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Europa logró un estado de bonanza económica que aumentó el nivel de vida, aumentó la cobertura social, disminuyó la jornada laboral y comenzaron las vacaciones remuneradas. Crecieron las demandas de ocio, y entre ellas, el turismo, que ahora comenzó a disfrutarse de forma masiva. Ya no era algo propio de clases pudientes, sino que la clase media comenzó a disfrutar del turismo, también, gracias a la generalización del automóvil y los viajes en avión.

Por otra parte, España se caracteriza por tener una situación geográfica privilegiada, con un clima muy atractivo para el turista, amplio litoral, variedad paisajística y rico patrimonio cultural, histórico, gastronómico, etc.

Entre 1960 y 1973 se asentaron las bases del modelo turístico de masas que requirió el construcción de apartamentos y hoteles y generó una intensa edificación no planificada en el litoral, siendo la especulación una situación algo habitual. En el año 1973 hubo un año de recesión, debido al incremento de los precios del petróleo, la crisis económica, el ocaso del franquismo y la inestabilidad producida por la próxima transición democrática.

A partir del año 1976, hubo de nuevo un crecimiento en el sector que duró hasta el 1989. Además de un aumento del turismo extranjero, los españoles comenzaron a disfrutar del turismo de playa.

Hubo una nueva recesión a principios de los años 90 y posteriormente, de nuevo un crecimiento del turismo. Sin embargo, determinados territorios litorales, como Benidorm, han sobrepasado la capacidad de carga del lugar y en la actualidad, existe cierta tendencia entre los viajeros, a evitar ese tipo de turismo masificado; el turismo de interior, el turismo de naturaleza, y los viajes a lugares mejor planificados y menos masificados comienzan a ser la elección.

De la época de la construcción masiva en el litoral, debemos aprender que sin una adecuada planificación urbanística y sin considerar a grupos fundamentales como la población local, que es la que va a tener que relacionarse con el viajero/a y de la que va a depender la conservación y/o cuidado de su recurso naturales – cualquier modelo que quiera implementarse terminará por ser descartado a medio plazo entre las elecciones del turista.

Así, es necesario desarrollar un modelo de turismo sostenible, que considere la variable ambiental, en su modelo de desarrollo. Lidia Andrades, profesora de la Universidad de Extremadura del Departamento de Dirección de Empresas y Sociología apunta que “el turista valora la sostenibilidad como criterio de decisión”.

Port Townsend residents Paul and Janet Isherwood  (l-r) join over 100 bird-watchers on the Grays Harbor National Wildlife Refuge boardwalk Friday, the first day of the 13th annual Grays Harbor Shorebird Festival.Steve Bloom/The Olympian

Fte.: greenceturkeytours

El turismo de experiencias

Se ha pasado, por tanto, de un modelo en el que el turismo de sol y playa era la única elección, a otro en el que el turista busca disfrutar de experiencias y mezclarse con la cultura local.

Aparece un nuevo modelo, denominado ecoturismo – del que ya he hablado en diferentes entradas en el blog – que siempre persigue la conservación del medio y que integra actividades en la naturaleza a la par que considera la población local y disfruta de la cultura y tradiciones de la zona, degusta su gastronomía, visita su patrimonio histórico – artístico, etc. además de la propia actividad en la naturaleza.

Dentro de esta tipología de turismo, irrumpe con fuerza la llamada generación “millennial” – los que se estima que están entre los 18 – 33 años, nacidos después de los años 80 – que parece ser (fte.: Hosteltur) – que por cierto, retorna al modelo tradicional de agencia, pues “quieren el consejo de un experto profesional”. En 2014, un 24% de los millennials recurrieron a una agente de viajes frente a un 13% de babyboomers (de 50 a 65 años) y un 15% de generación X (de 34 – 49 años).

TurismoBirdwatching

Fte.: turismoextremadura.com

El turista ornitológico

Mayo es el mes de las aves y el turismo ornitológico es uno de los productos identificados como emergente y clave en Extremadura.

En Europa hay 10 millones de personas que viajan al año para ver aves. Reino Unido, Holanda y Alemania son los países de mayor potencial según OMT. El 85% de los que visitan España – para ver aves –  proceden de Reino Unido, Bélgica, Alemania y Francia.

El perfil del turista ornitológico extranjero suele ser de edad entre 40-60 años, con un poder adquisitivo medio-alto, que se aloja en casas rurales u hoteles situados en enclaves naturales, estancia media de una semana y un gasto de unos 150 euros/día.

El visitante nacional es más joven (entre 25 y 45 años) y gasta menos.

En Extremadura se ha pasado de recibir sobre 6.000 turistas interesados en la ornitología a más de 20.000 en el año 2014 (Fte.: SEOBirdlife). Ingleses, holandeses y nórdicos son los que más nos visitan según Ramón Martí, responsable territorial de SEO Birdlife. Las 69 ZEPAS que se extienden por el territorio y las 337 especies que pueden observarse son un recurso, que ya por sí mismo, atrae al turista cada año.

El Parque Nacional de Monfragüe alberga, por ejemplo, 35% de las especies de aves europeas protegidas. De buitre negro, contamos con la colonia más extensa del mundo, que se sitúa 300 – 400 parejas reproductoras; El Águila imperial ibérica, que está en peligro de extinción, también está presente con una docena de parejas reproductoras.

Ya ha señalado la Unión Europea que el estado de las poblaciones silvestres de aves sirve como un índice de la calidad de vida de la población de un territorio y la oficina estadística europea Eurostat incluye el seguimiento de las poblaciones de aves entre los índices más importantes de sostenibilidad y bienestar social. Considerando la riqueza con la que cuenta Extremadura en este sentido, sin duda, el turismo ornitológico aparece como un sector prioritario que cuenta con grandes posibilidades para la región.

En este mes de mayo, en ciudades como Mérida y Cáceres se han organizado actividades por ser el mes de las aves. Te dejo la info debajo por si te interesa participar.

Mérida: del 1 al 31 de mayo

Cáceres: unirá ornitología, gastronomía y patrimonio.

Y tú, ¿has practicado el turismo ornitológico?

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Fuentes: La Vanguardia, Hosteltur, SEOBirdlife

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LaOjeada y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s