#Proyectos: Integración paisajística en el Parque Natural del Tajo Internacional

tajo-internacional

Parque Natural del Tajo Internacional. Fte.: blodelagua.com

Durante el mes de diciembre, he tenido la oportunidad de colaborar con Ictios Consulting en la realización de un estudio sobre identificación de puntos negros paisajísticos en el Parque Natural del Tajo Internacional. Extremadura, como ya apuntaba en uno de los proyectos que realicé el año pasado, es un auténtico laboratorio vivo que cuenta con una amplia red de espacios naturales protegidos y una gran superficie de espacios que forman parte de la Red Natura 2000.

Internacionalmente, la referencia es el Parque Nacional de Monfragüe pero existen otros espacios que merece la pena visitar, como es este caso concreto del Parque Natural del Tajo Internacional. Si conseguimos hacer una red de espacios naturales protegidos consolidada que despierte el interés en los amantes de la naturaleza, esto podría incrementar, por ejemplo, la media de pernoctaciones en las visitas que se realizan; que el turista del Parque Nacional de Monfragüe quiera conocer además de Monfragüe, el resto de espacios naturales, es un reto que en mi opinión, Extremadura debe conseguir.

Mi trabajo ha estado relacionado con la propuesta de medidas de integración de puntos negros paisajísticos que hemos detectado – éramos dos biólogos, un forestal y yo (ambientóloga) – en el medio natural, de tal manera que el paisaje no sufra impactos visuales significativos que pueden minimizarse, eliminarse o transformarse.

Existe cierta creencia entre una gran parte de la población – y por numerosas circunstancias, no es de extrañar – que cuando un territorio se encuentra dentro de la Red Natura 2000 o en un espacio natural protegido que cuentan con Planes de Ordenación del Recurso Natural (PORN) y Planes de Manejo de Uso y Gestión (PMUS) – cuyos requisitos están por encima del ordenamiento urbanístico -, casi que es una catástrofe para el buen desarrollo económico del lugar. Cierto es que existen una serie de restricciones para estos lugares – pero esta cuestión la dejo para otras entradas – sin embargo, también existen una gran cantidad de alternativas y soluciones que permiten una buena conjugación de este desarrollo socioeconómico con la conservación del medio natural. La cuestión es saber detectar e identificar oportunidades asociadas.

elestanquedelosnenufares

El estanque de los nenúfares. Monet.

El paisaje

La valoración del paisaje es una cuestión fundamentalmente subjetiva. Depende en gran medida de la formación del observador y del grado de sensibilidad que haya desarrollado. No es lo mismo que un paisaje lo visite cualquier persona a que lo visite, por ejemplo, un botánico o un ornitólogo. No obstante, sí existen una serie de criterios más objetivos que permiten realizar una valoración más real.

El estudio del paisaje presenta dos enfoques principales. Uno considera el paisaje total, e identifica el paisaje con el conjunto del medio, contemplando a éste como indicador y síntesis de las interrelaciones entre los elementos inertes (rocas, agua y aire) y vivos (plantas, animales y hombre) del medio.

Otro considera el paisaje visual, como expresión de los valores estéticos, plásticos y emocionales del medio natural. En este enfoque el paisaje interesa como expresión espacial y visual del medio.

Para hacer una valoración global de un paisaje se deben tener en cuenta una serie de factores como:

La visibilidad

Se refiere al territorio que puede apreciarse desde un punto o zona determinado (cuenca visual). El medio a estudiar será el entorno y vendrá determinado por el territorio desde el que la actuación (puntos negros en este caso) resulte visible, estando definido por la superposición de las cuencas visuales reales.

Las cuencas visuales y por tanto la visibilidad, pueden determinarse por medios manuales o automáticos, basados en datos topográficos (altitud, pendiente, orientación) complementados por otros que pueden modificar la recepción del paisaje (condiciones climáticas, transparencia de la vegetación, accesibilidad, etc.)

La calidad paisajística que incluye 3 elementos de percepción:

  • Características intrínsecas del punto (morfología, vegetación, presencia de agua, etc.)
  • Calidad visual del entorno inmediato (500 – 700 metros) (litología, formaciones vegetales, grandes masas de agua, etc.)
  • Calidad del fondo escénico (intervisibilidad, altitud, formaciones vegetales y su diversidad, geomorfología, etc.)

La calidad puede estimarse de forma directa sobre la globalidad del paisaje (estimación subjetiva), influyendo en la misma alguna de sus características o componentes del paisaje:

  • Topografía: distinta a la del entorno, diversidad morfológica, vistas panorámicas, etc.
  • Vegetación: diversidad de tipos de vegetación, de colores y de texturas, contrastes, etc.
  • Agua: formas del agua superficial, su disposición, su quietud, etc.
  • Naturalidad: espacios en los que se ha producido actuación humana. Actuaciones espaciales (agrícolas), puntuales (edificios, puentes y presas), lineales (carreteras, ferrocarriles, gasoductos, canales, líneas de transporte de energía, etc.), superficiales (complejos industriales, centros urbanos y turísticos, embalses, etc.).
  • Singularidad: rocas singulares, lagos, cascadas, flora ejemplar, etc.

La fragilidad

Capacidad del paisaje, para absorber los cambios que se produzcan en él. Está conceptualmente unida a los atributos descritos en el apartado anterior.

Frecuentación humana

La población afectada incide en la calidad del paisaje, por lo que se tendrán en cuenta núcleos urbanos, carreteras, puntos escénicos, zonas con población temporal, etc. dentro de la zona de visibilidad.

Medidas preventivas y correctoras para el paisaje general

Existen una serie de medidas que pueden tenerse en cuenta para mejorar la calidad visual de un paisaje. Una clasificación propuesta por F. González Bernáldez es la siguiente:

1) Medidas de diseño

  • Adaptación a las formas del medio.
  • Estructuras que provoquen el mínimo corte visual.
  • Escaquear estructuras en la topografía del medio.
  • Resaltar estructuras de componente arquitectónico importante.
  • Respetar la tipología constructiva de la zona afectada, sobre todo, en cuanto a edificación.
  • Localización de parques de maquinaria en lugares de mínimo impacto.
  • Ubicación de obras, de manera que no se encuentren en la enfilada de vistas naturales o arquitectónicas de alto interés.

2) Medidas sobre las formas

  • Geomorfológicas – taludes tendidos de superficie ondulada y rugosa, realización de bancales en los desmontes donde se pueda plantear.
  • Plantaciones de vegetación, con formas parecidas al paisaje existente y evitando las demasiadas geométricas.
  • Diseñar repoblaciones donde se mantenga la relación entre frondosas y coníferas existentes en el medio ambiente.
  • Evitar los límites de plantaciones perpendiculares o paralelas a las curvas de nivel (preferible entre 15 y 60º).
  • En alrededores de carreteras, el borde de las repoblaciones se interrumpirá alternativamente a ambos lados de la traza.

3) Medidas sobre la textura y color para facilitar la integración paisajística

  • Vegetación, cubriendo terraplenes y áreas con vegetación destruida por obras.
  • Diseños cromáticos sobre estructuras.

4) Medidas sobre la visibilidad

  • Plantaciones arbustivas para destacar las curvas en autopistas.
  • Plantaciones en isletas y desviaciones de las vías para resaltar las entradas.
  • Interposición de pantallas para ocultar elementos no integrados paisajísticamente.

Además de estas consideraciones generales, y dado que existen ciertas actuaciones antropogénicas muy concretas que pueden clasificarse como puntos negros paisajísticos, se pueden poner en marcha otra serie de medidas concretas para la integración paisajística de estos puntos negros (antenas de telefonía móvil, escombreras, plantas solares fotovoltaicas, ETAPs, EDARs, tendidos eléctricos, plantaciones “conflictivas” con el entorno, etc.).

En próximos capítulos, compartiré algunas ideas que pueden ponerse en marcha para la integración de todas estas actuaciones concretas. Al final, lo interesante es lograr un entorno atractivo, que por ejemplo, en el caso de Extremadura, permita convertirla en un territorio que resulte interesante y genere curiosidad entre las personas que demandan o buscan disfrutar de un turismo de naturaleza, y si me apuráis, de un ecoturismo que repercuta en la conservación del medio.

Y tú, ¿destacarías algún lugar que hayas visitado que consideres que cuenta con una excelente calidad paisajística?

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Twitter: @ElOjoSostenible

Facebook: http://www.facebook.com/elojosotenible

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Qué hacemos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s