#Proyectos Un mes practicando el proyecto 333

menos

Hace poco más de un mes, publicaba en la categoría de #Ecoideas, una entrada sobre una iniciativa creada por Valentina Thörner que lleva por nombre proyecto 333. Ha pasado algo más de un mes desde que llevo practicando este proyecto y creo que voy a seguir con él en las próximas estaciones.

carrodesensaciones

Fte.: http://www.consumehastamorir.com

Algunas reflexiones sobre el mismo:

  • Me he dado cuenta de lo importante que es realizar una compra consciente. Soy de ese tipo de chicas a las que no les gusta ir de compras (aunque sí me gusta pasear por mercados, por ejemplo, pues me gusta la cocina). Tradicionalmente, me he caracterizado por algún día, sentir o darme cuenta de que necesitaba – o quería – cierta prenda y he salido, he visto algo que me ha gustado, y no he dado muchas más vueltas. Cuando era más joven, a veces pensaba en que algunas personas de mi entorno, le daban demasiadas vueltas a la cabeza pensando en qué prendas de su armario le pegarían con su nueva adquisición y resulta que tenían razón. Creo que es importante, en primer lugar, detectar esos colores que te sientan bien, y en segundo, comprar prendas que realmente necesites y que combinen bien con el resto o gran parte de tu armario.
  • Me doy cuenta que me sobra calzado de esos cinco pares seleccionados. Pensaba que me quedaría corta pero de momento, 3 pares de esos 5, sólo me los he puesto en una ocasión.
  • El verano está siendo atípico y seleccioné 2 rebecas veraniegas y 3 chaquetas/cazadoras. Un mes después de la puesta en marcha de este proyecto, aún no me he puesto 4 de esas prendas.
  • Voy justa con las camisetas. Es posible que realice algunas sustituciones. Más camisetas y menos chaquetas.
  • Podría incluso reducir dos pantalones. Uno de ellos aún no me lo he puesto y el otro sólo en una ocasión. Al final, casi siempre opto por los que verdaderamente siento que me quedan bien.

Equipaje

Algunas consecuencias y beneficios que noto:

  1. Literalmente, cuando viajo, voy mucho más “ligera de equipaje”. No me supone mucho desgaste psicológico pensar en hacer/deshacer la maleta. Mucho más fácil.
  2. Reduzco acumulación de ropa para lavar. Ya no me doy largas sesiones de plancha – aunque suene marujil -. Un par de lavadoras a la semana y listo.
  3. Gano tiempo para dedicárselo a cosas que realmente me gustan. Se reduce el tiempo dedicado a las tareas asociadas a la ropa.
  4. No siento ninguna tentación de comprar ropa. Estoy más que satisfecha y feliz con las 33 prendas. El reto de vivir estos tres meses con 33 prendas, supera, con creces, a la “satisfacción instantánea” que una siente cuando compra algo.

Creo que he entrado en un ciclo del que no voy a salir y claramente, la tendencia será optar por ropa de calidad y seleccionar adecuadamente las prendas.

En definitiva, parece cierto esa frase que pulula por ahí de: “Más felicidad con menos cosas”.

¿Te atreves con el reto?

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Qué hacemos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s