#DesarrolloLocalSostenible: Por qué tu ciudad inteligente debería contar con un diagnóstico previo y un plan de acción participado

Estrategia

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a la jornada “Ciudadanos inteligentes en la ciudad inteligente” que llevaba el hashtag #ciudadanosclaves – por si quieres hacer una búsqueda en twitter. Como ponencia marco, Pilar Conesa, del Smart City World Congress, cuya tercera edición se celebra en Barcelona en noviembre, intervino haciendo un repaso de los numerosos aspectos que deben desarrollarse para que una ciudad se convierta en inteligente, verde y/o sostenible. Posteriormente, hubo una mesa de participación público – privada, en la que estuvieron presentes diferentes representantes políticos y finalmente, una mesa en la que estuvieron presentes diferentes empresas, que como ya comentaba en una entrada anterior, tienen que estar (tecnológicas) pero que no deben ser las únicas – la pyme también tiene mucho que decir.

Por qué tu ciudad inteligente debería contar con un diagnóstico previo y un plan de acción participado

Sentido Comun

La Red de Ciudades Inteligentes de España cuenta con unas 41 ciudades adheridas a ella. Badajoz y Cáceres están dentro de la red. Entre el público que asistió a la jornada, fueron varios los que relacionaron el hecho de que una ciudad tuviera cierto número de habitantes para que pudiera entrar a formar parte de la red de ciudades inteligentes. Idea muy peligrosa desde mi punto de vista, pues al final se pierde el foco. Una ciudad inteligente, como una ciudad sostenible, o una ciudad amable, tiene como objetivo principal mejorar la calidad de vida de su población, independientemente del número de habitantes que tenga la ciudad; como si quiere ser un pueblo como los hay en Extremadura – Almendralejo, Zafra, Llerena, Jerez de los Caballeros, Trujillo.

No obstante, no es raro que el público haga esta relación. Y esto se debe a que a lo mejor, la renombrada red de las ciudades inteligentes está siendo mal construida porque se asocia a ciudades que cuentan con avances tecnológicos como contadores inteligentes, wifi, vehículos eléctricos o cualquier proyecto similar tecnológico en lugar de asociarse con espacios que han investigado sobre las necesidades y posibilidades que ofrece su territorio y que han puesto en marcha un plan de acción consensuado con los diferentes agentes económicos y sociales que residen en su municipio, escuchando a sus ciudadanos.

En la jornada, uno de los asistentes cuestionaba el hecho de que en Extremadura se pudieran crear ciudades inteligentes – lo veía claro en otros espacios urbanos como Barcelona, Madrid, etc. -. Desde el Ojo Sostenible hicimos la propuesta de que debería aprovecharse la experiencia previa que tiene Extremadura en la puesta en marcha de Planes de Agendas 21 Locales para perfeccionar el modelo. Al fin y al cabo, como ya vengo diciendo en entradas anteriores, la Agenda 21 Local y el Modelo Smart City son muy similares. Ambos persiguen el desarrollo de la ciudad (o del pueblo), buscando crecimiento económico, cohesión y participación social y conservación del medio ambiente. Ambos requieren de la participación de su población. La variación más fuerte que ha introducido el concepto de Smart City es la parte tecnológica y es normal, cuando se pusieron en marcha las Agendas 21 allá por el año 1992, los smartphones no estaban presentes, por ejemplo, por lo que esas innovaciones no podían producirse, pero si a lo anterior – Agenda 21 Local -, le sumas la tecnología, ahí tienes a la Ciudad Inteligente.

explota la burbuja

Se corre el riesgo, de que como en todos los booms – como en la construcción pública que hubo hace unos años de infraestructuras que no partían de ningún plan estratégico integral, como la construcción desmesurada de aeropuertos, piscinas climatizadas, etc. – se comiencen a hacer proyectos puntuales meramente tecnológicos en las ciudades que componen la red RECI y que pasen unos años, y se compruebe que muchos de ellos se hicieron sin haber hecho ningún análisis previo de la necesidad y de la demanda que iban a tener, sin contar con una población que convivía con esos proyectos tecnológicos al margen de ellos, etc.

Desde el Ojo Sostenible creemos que es clave, como paso previo, hacer un diagnóstico socioeconómico y ambiental de la ciudad, preguntar a su población, hacer un análisis de las necesidades, crear grupos o foros de participación ciudadana, etc. que permitan tener una visión clara de las necesidades que tiene el territorio así como de sus potencialidades, para luego diseñar un plan estratégico de acción que tenga sentido, que tenga forma, que contenga una visión integrada y evitar de esta manera llenar la ciudad de sensores – que no digo que no puedan servir para nuevos modelos de negocio con los Big data y Open Data, etc. –  o hacer actuaciones puntuales para que luego, la inversión realizada pese sobre la población, que al final es la que paga los platos rotos de unas actuaciones que no fueron bien planeadas.

Lo escribe: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desarrollo Local Sostenible y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a #DesarrolloLocalSostenible: Por qué tu ciudad inteligente debería contar con un diagnóstico previo y un plan de acción participado

  1. Pingback: #DesarrolloLocalSostenible: Las 10 entradas más leídas sobre sostenibilidad en el territorio | elojosostenible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s