#ElOjoPromueve: Hablando con Ana Henriques: “Toda forma de vida intrusiva al equilibrio natural planetario será erradicada”.

Ana Henriques Delgado es una lisboeta que vive en la Finca la Rosina, un lugar situado en Valencia de Alcántara – Extremadura- , muy adecuado para relajarse, coger fuerzas y disfrutar de algunas de las actividades que se desarrollan allí, de sus productos y por supuesto, de la compañía de sus propietarios. Ana es macrobiótica, practica yoga desde hace 20 años, danza oriental, masaje shiatsu, y una gran lista de actividades, que le permiten tener en la actualidad una visión holística de la realidad. La semana pasada tuvimos la oportunidad de escucharla en una charla sobre comunicación no violenta y fui su alumna en un genial curso de cocina macrobiótica y vegetarianismo. Desde el Ojo Sostenible queremos promover las iniciativas que lleva a cabo en su finca de la Rosina y en otros contextos, pues creemos que está haciendo una gran labor.

E.O.S.: ¿Cómo empezó tu interés por los ámbitos en los que hoy te mueves? (macrobiótica, yoga, shiatsu, etc.)

A.H.D.: Cuando era niña he visto en la televisión una entrevista al músico funky  Cameo donde refería que era vegetariano. Esa idea me encantó y le dije a mi madre que cuando fuera grande me gustaría ser vegetariana también. Luego ella pasados unos años empezó a hacer formación de shiatsu, con el que sería nuestro futuro profesor de yoga, y de ahí a la alimentación va un paso. Ha ayudado mucho que nos gustara de siempre comer comidas de otros países.

macrobiotica

E.O.S.: ¿Cuándo decidiste asentarte en la finca la Rosina y qué te motivó a ello?

A.H.D.: Este es un sueño que llevamos alimentando desde hace mucho tiempo, mi compañero y yo, desde que nos conocimos y hemos decidido vivir juntos: vivir en el campo. Esa es la motivación general, estar más cerca de la madre naturaleza, poder escucharla y aprender de ella.

E.O.S.: Hemos podido leer en vuestra web, que entre las actividades que desarrolláis, hacéis arte, sanación holística, alimentación, jardinería, maternidad consciente, bioconstrucción, comunicación, etc. Cómo empezó todo y cómo fue la evolución en el surgimiento de todas estas actividades.

A.H.D.: Vaya, ¡esa es una gran pregunta! Yo siempre he pensado tener un espacio propio en el campo donde desarrollar mis actividades. Ahora pienso que es el campo el que me desarrolla a mí. Ha empezado todo con una bonita historia de amor, nos encontrábamos en La Rosina, que se encuentra entre Lisboa y Madrid, nuestras ciudades de origen. La evolución en estas actividades ha sido progresiva, desde que empecé a los ocho años aprendiendo masaje shiatsu con mi madre, luego formándome en el Instituto Macrobiótico , etc, a los 14 empiezo yoga y hago la formación de monitora un año después. Recientemente he hecho un nuevo reciclaje. A los 18 empiezo con danza oriental, lo cual me ha llevado a una investigación de unos 15 años en las culturas matriarcales vinculadas a este baile. Me sigo formando mientras en ayurveda , flores de bach y danza oriental. Los encuentros y la formación que he ido realizando a los largo de mi vida me han llevado a conocer lindas casas de campo hechas de forma orgánica, con materiales naturales, lo cual para mí tiene todo el sentido. En la Rosina no tenemos todo hecho de forma natural porque aquí en la finca vivimos un proceso lento de transición en la utilización de materiales naturales. Mi suegro es albañil de toda la vida y es difícil cambiar conceptos, pero ahora es una alegría ver su interés en participar cuando viene aquí. Hace 8 años cuando hemos empezado el proyecto de vida sostenible en la finca, yo venía con muchas referencias de Reino Unido, donde había estado visitando el centro de tecnologías alternativas, pero mi compañero sólo más tarde ha empezado a hacer formación en la construcción con casas de balas de paja. Nosotros hemos restaurado nuestra casa de 200 años, respetando mucho su estructura y materiales originales. Ahora estamos dando el primer paso para la construcción de un salón comunitario que será el espacio de encuentro de algunas familias más, con ganas de adherirse a esta aventura, a voluntarios o a alumnos. Cuando he sido madre, tenía claro que quería parir en casa, luego he tenido a mi segundo hijo también de forma natural y para mí estaba claro que tenía que hacer algo para preparar mejor e informar mejor a las futuras madres sobre el tema, pues la violencia empieza en la gestación. Si ahora más que nunca necesitamos cuidarnos unos a los otros, ayudarnos unos a los otros, entonces es fundamental no considerar un parto como un procedimiento médico sino como un proceso orgánico natural de todo ser viviente, que tiene un componente emocional y físico muy fuerte y que como tal necesita unas condiciones muy específicas que son tremendamente difíciles de conseguir en un ambiente de hospital. Es un momento sagrado donde la mujer no puede ser atendida como una vaca paridera antes que termine el turno sino como una diosa viviente nutridora de amor en forma de leche y atenciones.

E.O.S.: En el ámbito de la formación, hemos podido saber que tenéis una parte denominada Escuela Maternal cuyo objetivo es que las personas puedan criar a sus hijos en unas condiciones llamadas nutridoras con valores como la cooperación, empatía, respeto y confianza. Somos conscientes del sistema patriarcal en el que nos encontramos y tuvimos una experiencia pasada, hará un par de años, en centros educativos realizando actividades de coeducación con pequeños y adolescentes, observando que, al contrario de la opinión generalizada que suele argumentar que hoy en día el “machismo” ha desaparecido, está muy presente aún el comportamiento sexista tanto en chicos como en chicas. La teoría del sexismo ambivalente habla de dos tipos de sexismo, el hostil (que se suele detectar fácilmente) y el benevolente, más invisible, que es el que muestra aquella persona que aparentemente suele hablar muy bien de las mujeres, pero siempre que éstas se mantengan dentro de su rol tradicional de cuidadora, servicial, etc. Ya Simone de Beauvoir en su gran obra el segundo sexo, hablaba de que “no se nace mujer, se hace”. Cuál es vuestra experiencia en esta Escuela Maternal y cómo veis el papel de la mujer en la realidad actual. 

no-se-nace-mujer

A.H.D.: La Escuela Maternal es un movimiento en estado embrionario, vinculado a una web específica donde colocamos una red de mujeres que trabajan por el bienestar de la madre y los niños, dentro de unos conceptos de consenso y cuidado entre los demás. Como madre de dos niños, trabajo no sólo por el empoderamiento femenino sino también de los niños; que sean capaces de trabajar en equipo, que tengan un nivel de autosuficiencia importante en cuanto a saber cocinar y participar en las tareas de casa, que complementen sus estudios con su propia investigación experiencial, tanto en las relaciones humanas como en el campo. Por eso llevo dando charlas sobre Matriarcado, o sociedad del cuidado e de Comunicación Auténtica o No Violenta, que es fundamental para dar el siguiente paso, que va a ser crear grupos de trabajo dentro de la comunicación, el paño de fondo para las además actividades. Mi experiencia hasta ahora es que la gente está tan inmersa en situaciones de violencia que se ahondan en el silencio, dejando lo esencial de sus vidas pesando en el fondo del pozo mientras tratan de subir a la superficie.

E.O.S.: Por otra parte, tenéis la Escuela de la Bioconstrucción que se basa fundamentalmente en el respeto al medio natural. ¿Qué hacéis en esta escuela?

earthship

A.H.D.: Organizamos un taller permanente de construcción con earthship, una técnica de construcción con tierra condensada dentro de neumáticos reciclados que mantiene una temperatura constante anual de 20º. Tenemos otro de water seco entre manos. Más adelante haremos otros talleres con temáticas diferentes.

E.O.S.: Igualmente, una parte de vuestra actividad va dedicada al fomento de la alimentación consciente. En la sociedad post-moderna, en la que nos bombardean cada día con el mensaje de “vive el presente” y nos alimentan los impulsos, nos interesa mucho este apartado de alimentación consciente. Qué tipo de experiencia habéis tenido en este sentido y cómo veis la situación alimenticia de la población actual. Se habla de un aumento de la esperanza de vida, sin embargo, no se sabe qué pasará dentro de unos años, considerando los modos de alimentación de hoy, con una gran cantidad de cocina precocinada, transgénicos, pesticidas, contaminación ambiental y un alejamiento de dietas como la mediterránea.

A.H.D.: Yo llevo más de 20 años con un tipo de alimentación alternativa, he conocido y probado muchos otros estilos diferentes, así que he criado mi propia versión, que tiene en cuenta la importancia social y emocional del hecho de compartir una misma comida: es lo que nos hace iguales. Y no somos iguales si no nos alimentamos de la misma forma. Para mí la verdadera democracia empieza en el plato que comemos: si somos lo que comemos, entonces al comer animales esclavizados y torturados así como verdura manipulada,  estamos fomentando nuestra propia esclavitud. La primera forma de esclavitud es la mental. Si uno es esclavo de sus propios conceptos mentales y no puede ver que igual hay algo más que vislumbrar, entonces lo seguirá siendo haga lo que haga. Yo veo que la mayor parte de la población está enferma, con formas de conducta desequilibradas, fruto de la alienación física y mental en que se encuentran. Y la naturaleza es muy sabia: toda forma de vida intrusiva al equilibrio natural planetario será erradicada. Nuestra capacidad de adaptación como especie ha sido lo que nos ha permitido sobrevivir a lo largo de milenios, pero en este momento hay mucha gente que no sabe nada de eso, sólo sabe comprar.

E.O.S.: Hipócrates, ya en el siglo IV a.C., el padre de la medicina moderna dijo que “tu alimento sea tu medicina y tu mejor medicina sea tu alimento” ¿podrías explicar brevemente en qué se basa la cocina macrobiótica?

la-comida-importa

A.H.D.: La cocina macrobiótica se fundamenta en alimentarnos de forma lo menos procesada posible, con alimentos lo más íntegros y originales posible, como los cereales integrales o las algas, y alcanzar la sencillez suprema, tan querida a la filosofía zen de donde procede.

E.O.S.: Sobradamente, podemos confirmar que llevas una vida casi completamente coherente – pues es difícil lograr la completa coherencia -. La práctica del yoga y la danza oriental surgieron como consecuencia de la alimentación macrobiótica y consciente, o viceversa, o paralelamente?

A.H.D.: La alimentación macrobiótica y el yoga han surgido casi a la par, aunque la práctica de yoga fomenta bastante este tipo de alimentación. La danza oriental me ha llevado a conocer otras comidas, como la egipcia o la marroquíe, que son también bastante afines con los principios de una alimentación sana y muy ricas en verduras.

E.O.S.: ¿Qué experiencia tenéis con las personas que han ido pasando por la finca la Rosina?

A.H.D.: Sobretodo muy positivas, ellas se van con muy buenos recuerdos y recursos de resiliencia.

E.O.S.: Sabemos que estáis poniendo en marcha además un proyecto llamado “La Regadera”. ¿Podrías comentarnos brevemente en qué consiste y cuál es el objetivo que persigue?

A.H.D.: La Regadera es un movimiento de cooperación entre agricultores en la Raya, fomentamos el consumo ecológico y la entre ayuda entre fincas.

E.O.S.: Los próximos días 12 a 14 de julio vais a celebrar un “Retiro de Oxígeno” donde entre otras cosas se practicará “mindfulness y comunicación no violenta”? ¿En qué consiste? ¿Qué otras actividades se realizarán?

Mindfulness

A.H.D.: Mindfullness consiste en practicar la presencia, o sea, estar presente dentro de nuestra esencia de ser puro y auténtico, conectar con aquella parte de nosotros que es el observador , en lugar de tener la radio mental encendida todo el rato. La Comunicación Auténtica o No Violenta es una forma de relacionarnos con nosotros mismos y nuestras necesidades de forma a saber transmitirlo al otro  dentro de una verdadera conexión, fomentando la unión en lugar de la separación y el conflicto. Y la unión hace la fuerza. Las demás actividades van a ser el catering comunitario, que es cocinar en equipo una alimentación vegetariana, yoga matinal al aire libre, senderismo, etc.

E.O.S.: ¿Cuáles son vuestros próximos objetivos a corto y medio plazo?

ecoaldea

A.H.D.: Nos gustaría crear un pequeña ecoaldea, donde podamos compartir varias actividades comunes relacionadas con la alimentación ecológica y el desarrollo personal.

Entrevista realizada por: PAZ HERNÁNDEZ PACHECO

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Ojo Promueve y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a #ElOjoPromueve: Hablando con Ana Henriques: “Toda forma de vida intrusiva al equilibrio natural planetario será erradicada”.

  1. Maria Vicência Henriques Delgado dijo:

    bela entrevista! e que bela e grande pessoa é a minha filhinha! estou feliz a ter tido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s